El crecimiento de la economía mundial se enfrenta a varios riesgos. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos recortó su proyección de crecimiento mundial a tres por ciento para 2016, con respecto de su pronóstico anterior de noviembre. Será importante elevar la base de las tasas de interés y recortar el gasto.

Medicina amarga…
Si las medidas que anunciaron las autoridades monetarias y financieras para contener el deterioro del tipo de cambio y su posible impacto en la inflación merecieron el aplauso de analistas e inversionistas, eso no implica que no reconozcan que la medicina, a menos en el corto plazo, resultará amarga.

Menor crecimiento económico
El principal efecto secundario de la decisión de subir tasas y recortar gasto será, dijeron diversos analistas, un menor crecimiento económico. «Ahora esperamos que la economía crezca 2.4% este año ante las políticas monetarias y fiscales más estrictas», escribieron Gabriel Lozano y Steven Palacio, economistas del banco J.P. Morgan, en un reporte. «Las medidas deberán mantener la holgura de producción de la economía mexicana en territorio negativo por un mayor periodo de tiempo».

Para los analistas, el alza de la tasa de referencia en 0.5 puntos porcentuales a 3.75%, más el recorte al gasto público de 132 mil 300 millones de pesos, impactarán la evolución económica de México por dos frentes: por un lado, el menor gasto gubernamental reducirá la demanda de las entidades públicas por bienes y servicios, mientras que el aumento de las tasas de interés desincentivará también el consumo de los mexicanos al fomentar el ahorro, lo que a su vez reducirá los pedidos por bienes y servicios.

Las dos consecuencias tendrán así un efecto negativo sobre el crecimiento económico, dijeron diversos analistas. La dimensión de ese impacto comenzará a conocerse muy probablemente en los próximos días a medida que los analistas comiencen a incorporar las nuevas variables a sus modelos de predicción.

Banorte, la cuarta institución financiera más grande del país.
Así, Banorte disminuyó ya su estimado para el crecimiento económico del país para este año de 2.7 a 2.3%. De acuerdo a sus analistas, el recorte al gasto gubernamental «tendrá un impacto negativo sobre el crecimiento económico de 0.3 puntos porcentuales, tomando en cuenta el efecto multiplicador del gasto de gobierno».

Si a eso se suma el efecto negativo que tendrá el menor dinamismo que está experimentando el sector industrial estadounidense, que compra una alta proporción de las exportaciones mexicanas, entonces el país crecerá 0.4 puntos porcentuales menos este año de lo que estimaba antes el banco.

Banco Santander (México).
En su caso, la estimación del impacto sobre el crecimiento económico de México por las medidas anunciadas ayer y por el freno que experimenta el sector industrial estadounidense, es de 0.5 puntos porcentuales. «Revisamos nuestra expectativa de crecimiento del PIB para 2016 a 2.5% desde 3.0% estimado», escribió Rafael Camarena Zavala, economista senior del banco Santander, en un reporte.

Hasta antes del anuncio, el peso se había depreciado casi 10% frente al dólar, luego de que en 2015 se debilitó 14.3%.

Banamex
«Se puso en marcha una adecuada respuesta de política ante la volatilidad financiera. . . reforzó nuestra percepción de una fuerte coordinación de política económica», escribió Sergio Luna, analista de Banco Nacional de México, o Banamex, en un reporte. «El efecto neto depende de la medida en que la inversión privada pueda sustituir el repliegue de la pública».

J.P. Morgan
«También estamos ajustando el crecimiento del próximo año de 2.9% a 2.6% que reconoce el efecto persistente sobre la economía de un menor consumo de gobierno/inversión y los efectos secundarios asociados», agregaron los economistas de J.P. Morgan, en su reporte.

Vector. Casa de Bolsa
Navarrete dijo que el estima que México crezca 1.8% este año, una tasa menor a la alcanzada el año pasado de 2.5%, de acuerdo a las cifras preliminares del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

«Sí creemos que el Banco va a seguir aumentando las tasas pero depende fundamentalmente del comportamiento del tipo de cambio y cómo salga la inflación», agregó Navarrete. Sin embargo, creemos que «la inflación nos va a dar sorpresas. . . sorpresas negativas».

Fuente: Dinero e Imagen 18 de febrero 2016.